14 enero 2007

Recomendacion: Prince at The Alladdin

Hacía tiempo que no escuchaba a Prince. La última vez que lo disfruté hasta alcanzar un pagano nirvana fue viendo un video con un concierto en directo cuyo título, lamentablemente, no recuerdo (aunque creo que era el Sign ‘o’ the times). Unos martinis nos ayudaron a alcanzar el punto de disfrute necesario. ¡Caray!, ahora que lo pienso, hace unos quince años de aquella noche!!

Su recuperación, como casi todos los momentos gozosos, proviene de lo inesperado: La única compra de navidad que he hecho fue la de un dvd infantil para mi hija. Temeroso de acudir en tal época a la Fnac y morir entre la masa de desesperados consumidores navideños, opté por probar suerte en un centro comercial más cercano.



Por suerte no fue necesario ni entrar al Alcampo que nuclea el horrendo lugar. A la entrada del centro un pequeño puesto temporal, poco más que una mesa desplegable, ofrecía unas decenas de dvd’s. Entre ellos el infantil que buscaba.

Pero también disponía de, entre otros muchos dvds musicales, este de Prince que opté por regalarme.

Una vez escuchado, me ha dejado un magnífico sabor de boca. Funky puro, con toques de jazz y electrónica. La diversidad y originalidad que esperamos de Prince completada con su más típica vis estrambótica. Elegancia visual, buen sonido, mucho ritmo y la colaboración impagable de Maceo Parker colaborando a que la fiesta sea total. Las colaboraciones de los vientos (dos saxos y trombón) y del piano toman en ocasiones todo el protagonismo y convierten el concierto en algo mucho más allá de un pop banal.

Muy recomendable

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Pues de la que yo me acuerdo, también con botella de Martini en mano, fue de la proyección de "Stop Making Sense", de los Talking Heads.

Más pistas: en la calle Segovia.

Do you remenber?

Juan

El Que Habla Desde El Silencio dijo...

¡¡Por supuesto que me acuerdo!! Creo que queda claro con el post.
Me temo que el hecho de que recuerdes solo a Talking Heads y no a Prince, indica que la afectación etílica te llegó antes :-) . Pero ese alcohol ha sido una buena vacuna contra el alzheimer si a estas alturas no lo hemos olvidado.
Tio, me alucina que hayas llegado a dar con este pequeño y casi onanista blog. Sigo donde siempre, así que no seas más perezoso y retoma las llamadas. ha sido un placer volver a saber de ti. Kisses.